Palabras clave sobre Diálogo de saberes

En un mundo con una creciente demanda de información biológica es indispensable reflexionar sobre las responsabilidades y obligaciones de científicos que utilizan información proveniente de comunidades locales y de ‍[[@sistemas de conocimientos tradicionales|sistemas de conocimientos tradicionales‍ ]]. Sara Lair y Patricia Shanley por citar un caso, han abordado el tema desde la perspectiva de las empresas que necesitan información biológica y quieren contar con un marco que les de seguridad y legitimidad a sus actividades. Los temas que abordan son imprescindibles: definiciones de conocimientos tradicionales, marco legal del uso de conocimientos tradicionales, normas establecidas en la Convención para la diversidad biológica, consentimiento plenamente informado, tipos de acuerdos, convenios y contratos, beneficios compartidos, desarrollo de habilidades, transferencias tecnológicas, formatos y tiempos de la información, supervisión y seguimiento, derechos de propiedad intelectual y tipos de asociación. Las propuestas ahí desarrolladas si bien son exhaustivas, están formuladas desde el punto de vista de las empresas. La gran pregunta es que pasaría si plantearamos una agenda semejante, pero desde el punto de vista de comunidades interculturales de investigación avocada promover un multiculturalismo emancipatorio, dialógico y polifónico, en el que se aspire a garantizar la participación de las comunidades en el diseño de políticas públicas globales sobre medio ambiente. Es decir, ¿que ocurriría si abordamos el tema de la cooperación y el diálogo de saberes, desde el punto de vista de comunidades en resistencia?

La gestión forestal comunitaria según el Banco Mundial

El Banco mundial tiene sus dudas respecto a la eficiencia ecológica y social de la gestión forestal comunitaria, pero el hecho es que está estudiando muy a fondo al asunto. En principio sugiere que no existen indicadores suficientes para poder valorar si las decisiones, los objetivos, los métodos y las tecnologías locales realmente están protegiendo la diversidad, la superficie forestal y la calidad de los bosques. En función de esa duda, sugiere por lo pronto estandarizar los métodos de observación de la gestión comunitaria. Aunque eso sí, y ahí es donde nuestra propia investigación podría ser relevante, nunca plantea que las propias comunidades participen en el diseño de esos estándares. Les recomiendo ver con ojo crítico el documento
Andrew S. Pullin, (2010), The Evidence Base for Community Forest Management as a Mechanism for Supplying Global Environmental Benefits, Centre for Evidence-Based Conservation, SENRGY, Bangor University

INVESTIGACIONES